RITUALES DE MEDITACIÓN

Los antiguos Merayas Shipibo utilizaban diferentes tipos de meditación para conectarse con el mundo de los espíritus y sumergirse más profundamente en el mágico universo de las plantas maestras sagradas. Dependiendo de la condición de cada paciente, practicaban tipos específicos de meditación, tales como la meditación Meraya, la meditación para la liberación de la mente y la meditación de regresión, etc. En Yosi Ocha preservamos estas prácticas auténticas y enseñamos a nuestros visitantes diferentes técnicas, en función de sus necesidades y aspiraciones.

Durante un retiro de Ayahuasca, es común experimentar cambios de humor que pueden variar desde una gran felicidad y dicha, hasta la tristeza e incluso ira. Tenga en cuenta que cada ceremonia es una cirugía espiritual durante la cual el Maestro, asistido por los espíritus de la Medicina, remueve con fuerza capas muy profundas de su cuerpo físico, emocional y espiritual. Para navegar suavemente a través de ese proceso de sanación y transformación, es recomendable dedicar un tiempo cada día a la meditación. No es necesario conocer ninguna técnica especial, simplemente debe sentarse cómodamente y relajarse; concéntrese en sus percepciones sensoriales; sienta su cuerpo, huela el aroma del aire, perciba la temperatura exterior en su piel, escuche los sonidos de la selva amazónica a su alrededor; observe los pensamientos que le vienen a la mente, pero no permita que le distraigan, sólo mírelos ir y venir; disfrute de la quietud y del momento presente, ya que el momento presente es lo único que realmente tenemos.

Después de un retiro de Ayahuasca es importante seguir meditando en casa, ya que esta práctica le ayudará mucho a integrar el proceso que ha vivido en el retiro. También le permitirá consolidar y reforzar las energías que ha recibido de la Medicina. Puede seguir las mismas pautas que hemos indicado anteriormente, pero también hay una meditación específica para aquellos que necesitan fortalecer la conexión con su Arcana – a continuación le explicamos las instrucciones.

MEDITACIÓN DEL ARCANA

Según la tradición Shipibo, el Arcana es el animal de transformación espiritual que se ha unido a su espíritu durante las ceremonias para reforzar su protección. En términos chamánicos, ‘arcana’ significa defensa o protección espiritual, y se considera que es un ser espiritual real. Generalmente, en el curso de una ceremonia de Ayahuasca, pero también puede hacerse en ceremonias de San Pedro o tabaco, el chamán otorgará a cada participante un protector espiritual. Estos protectores, o arcanas, pueden estar en forma de animales, plantas u objetos. Por lo tanto, un participante podría recibir un águila y otro una anaconda que le protegerá de los espíritus malignos. No se sabe con qué criterio la medicina escoge uno u otro arcana, la elección del arcana es dictada por el espíritu de la planta y canalizada por el chamán. Durante la ceremonia, el chamán crea un campo de fuerza alrededor del paciente y muchos arcanas se acercan y caminan alrededor de él en un círculo; pero solo uno cruzará el campo y se ubicará al lado del paciente, convirtiéndose así en su arcana.

Por lo tanto, es recomendable empezar a practicar esta meditación los días siguientes a la finalización del retiro, a fin de fortalecer la energía de su Arcana y desarrollar su conexión con la misma. Antes de empezar con esta meditación, es aconsejable seguir una dieta alimentaria durante 3 días, tal y como lo hizo antes del retiro de Ayahuasca. Al tercer día ya puede meditar a cualquier hora, aunque las horas recomendadas son las 22:00, 00:00 y 03:00.

Justo antes de empezar, beber mínimo 2 vasos de agua. Para preparar el espacio, encender cuatro velas y poner una delante, otra detrás, y una a cada lado. Frotar las palmas de las manos con Agua de Florida o cualquier otra colonia. Empezar «sacando» la energía de la mano izquierda con la mano derecha tres veces (tal y como le enseñaron durante el retiro), y luego repetir el mismo movimiento con la otra mano.

A continuación, empiece a juntar (sin tocar) y separar lentamente ambas manos, tal y como se muestra en la imagen. Luego, colocar las palmas de la manos en el abdomen y con la espalda recta y los ojos cerrados, realizar 99 respiraciones profundas por la nariz, a la velocidad de un segundo por respiración.
 A continuación, juntar las manos y soplar entre ellas tres veces haciendo el sonido típico que aprendió del Maestro Heberto durante el retiro.

Manteniendo los ojos cerrados, seguir con el movimiento de unir (sin tocar) y separar lentamente las manos, intentando percibir la energía que se está movilizando entre ellas. Dejar las manos separadas y enfocarse en visualizar puntos de luz entre ellas. Después de un rato, apoyar las manos sobre las rodillas con las palmas hacia arriba. Entonces, hay que concentrarse en visualizar su Arcana en los puntos de luz – quizás al principio no consiga verlo, pero es importante saber que ahí esta. Cuando logre visualizar su Arcana, debe saber que puede aparecer en forma de varios animales diferentes. Una vez que haya dominado esta visualización, el siguiente paso es intentar mover la imagen del Arcana, de arriba a abajo y hacia los costados, sin mover los ojos o la cabeza. A partir de este momento, y como último paso, puede establecer la comunicación con el Arcana.