Sauna y Masajes

 

Los masajes

Los masajes que practicamos en Yosi Ocha son una combinación de los masajes, o frotaciones, de antiguos maestros de diferentes etnias con quienes se ha instruido el Maestro Heberto, quien luego ha instruido a sus hermanas.  Ellas también fueron instruidas por su abuela quien fue una reconocida masajista en su tiempo, llamada «tuba acai» o «sheyomes» en la tradición Shipibo, lo que puede traducirse como «sobadora» – que es como se conoce a los masajistas capaces de extraer con sus manos las energías negativas del cuerpo del paciente.

Para practicar este tipo de masaje tradicional, se tiene que haber activado la energía en sus manos y en sus ojos trabajando con piedras calientes.  El propósito del masaje no es únicamente la relajación, sino que también tiene propiedades curativas más profundas.  Las piedras calientes se utilizan para extraer las energías negativas del cuerpo, y el masajista puede ver el aura del paciente y hacer un diagnóstico.  A través del masaje se pueden desbloquear canales energéticos, al igual que puntos especiales del cuerpo con energías obstruidas.

Los masajes son impartidos por el propio Maestro Heberto o por sus hermanas, Eunice y Karen, utilizando distintos aceites vegetales, como el de coco, de cacao, de ungurabi, de copaiba, de aguaje, etc. en combinación con esencia de flores o plantas aromáticas.

Estos masajes son un complemento adicional y no están incluidos en el precio del retiro – deben reservarse con antelación y pagarse en efectivo.  Se puede solicitar una sesión individual que tiene un coste de 50 euros, o bien tratamientos de un mínimo de 3 sesiones en los cuales se abona 40 euros por sesión.

 

Sauna

Además de los masajes, también ofrecemos saunas con plantas aromáticas y flores.  Son especialmente recomendables para personas con problemas de asma, bronquios, artritis, reumatismo, dolencias musculares, etc.  También son beneficiosos para las personas con problemas de ansiedad y depresión, e ideales para los que recién ingresan al centro, ya que les ayuda a prepararse para las ceremonias de Ayahuasca y tener una mejor concentración y depuración.  Los pacientes que están dietando, a menudo padecen de cambios emocionales, en cuyo caso el sauna ayuda a liberar, lo que a veces son las mismas pruebas que les ponen las plantas maestras.

Los saunas son impartidos por Don José García, padre del Maestro Heberto.  En el sauna se prepara una combinación de plantas y flores, se hierven piedras y la persona se cubre con una manta del cuello para abajo permaneciendo así hasta que se termina el vapor, entre 10 y 15 minutos, aproximadamente. 

Según la tradición Shipibo, el cuerpo humano tiene tres canales energéticos principales: el de la medicina, el del amor y el de la protección. Por ello, recomendamos un mínimo de tres sesiones de sauna para liberar y fortalecer cada uno de ellos.

Los saunas no están incluidos en el precio del retiro – deben reservarse con antelación y pagarse en efectivo.  Una sesión individual que cuesta 50 euros, mientras en un tratamiento de un mínimo de 3 sesiones se abona 40 euros por sesión.