Testimonios

Todo lo que hacemos cobra sentido para nosotros cuando vemos en las caras de nuestros pasajeros un nuevo brillo, una sonrisa cómplice, un llanto de emoción intentando expresar el amor experimentado durante su estancia en Yosi Ocha. Conocemos muy bien esa sensación de no querer partir, pero no podemos explicarlo nosotros, por ello, dejamos esta misión en sus manos. Quiénes mejor que ellos para compartir, desde sus experiencias, cómo es sanar y transformar sus vidas guiados por la luz de los maestros Merayas, por la selva y sus medicinas. Como decimos en Shipibo, Iráque!, gracias!

5
valoración 5,0
5 de 5 estrellas (basado en 4 reseñas)
Excelente100%
Muy buena0%
Media0%
Mala0%
Muy mala0%

Heberto, el Trabajo en serio y con amor fraternal

valoración 5,0
31 julio, 2019

Había asistido otras veces a ceremonias aisladas, pero lo de Heberto es otro nivel, que hace que la experiencia anterior al Trabajo con él sea una introducción o preparación para el verdadero Trabajo con las plantas muestras. Su amorosa y constante guía durante 3 días demuestra una sabiduría al alcance sólo de maestros muy evolucionados. Cada participante es diagnosticado por él al principio, y sigue su caso dentro y fuera de las ceremonias durante todo el tiempo de retiro, compartiendo sus visiones personales durante su trabajo en soledad con cada uno. Su capacidad de interpretar las experiencias de cada uno en las reuniones matutinas es algo único para mi, que no había conocido hasta que he entrado en su gran círculo de pacientes y aprendices. Gracias otra vez maestro, y ¡hasta la próxima!

Pepe

Experiencia a largo plazo con el Maestro Heberto 🙂

valoración 5,0
31 julio, 2019

Siento mucho no haber conocido a Ayahuasca con Heberto, sino con otros chamanes.
Simplemente no tenían ese conocimiento, experiencia y atención para pacientes como Heberto.
Aprendí mucho sobre todo, yo mismo, Heberto, el chamanismo (incluso si no quería :)) porque Heberto compartirá todo contigo, no tiene «secretos».
El único secreto es su alma pura.
Ayudar tanto y sacrificar a todos solo es posible con un alma pura y un corazón abierto.
El Maestro Heberto es el chamán de más alto nivel y lo seguirá siendo, cada vez más fuerte.
Muchas gracias Maestro y hasta pronto 🙂

Markito

EL MAESTRO QUE SANA EL CUERPO Y EL CORAZON

valoración 5,0
31 julio, 2019

Tuve la oportunidad de conocer personalmente al Maestro Heberto este año. Asistí a 3 ceremonias y durante esos pocos días descubrí cosas increíbles! La forma en la que Heberto lleva a cabo las ceremonias y cuida a cada uno de los participante individualmente es impresionante. Solo un amor profundo y el deseo de ayudar a los demás irradian de él. En ningún momento me sentí insegura, ya que Heberto mantuvo el control de todo lo que pasaba durante las ceremonias. Su forma de cantar los ícaros permanecrá grabada en mi memoria para siempre. Su deseo de sanar y proporcionar lo mejor para cada uno me causo un enorme respeto. Estoy convencida de que todos vamos a mejorar después de ese maravilloso retiro. No tengo suficientes palabras para describir lo privilegiada que me sentí por participar en su retiro y lo agradecida que estoy por todo lo que Heberto ha hecho por mi!

Milica

Heberto es un verdadero maestro

valoración 5,0
26 diciembre, 2018

Era la segunda vez que hacía 3 ceremonias con Heberto y las dos veces la medicina me llamaba. Sabía que tenía que unirme. El proceso comenzó mucho antes de que tuvieran lugar las ceremonias reales. Aunque las ceremonias a veces eran muy intensas, siempre me sentí muy segura y sin miedo de saber que Heberto estaba en control. Me conmovió y me impresionó su amor y su increíble energía para cantar a los poderosos ikaros de una manera tan perfecta y apasionada. Estoy muy agradecido por los ikaros personales que cantó para ayudarme a sanar mis miedos y dejar que mi luz interior brille nuevamente, que se había vuelto muy pequeña debido a varios momentos difíciles en mi vida. Heberto es un verdadero maestro y lo recomiendo a todos los que les gusta hacer una ceremonia.

Yvette

¿Quieres compartir tu experiencia?